La Fucac

Qué es la Fucac

La Fundación para la Cobertura del Aneurisma Cerebral (Fucac) es una organización sin fines de lucro con una trayectoria con más de 8 años en el ámbito de la Región Centro de la República Argentina (Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Formosa) que, por voluntad de sus creadores, tiene afectado su patrimonio de manera exclusiva a fines de interés general relacionados con el Aneurisma Cerebral.

Su principal objetivo es el fomento de la investigación, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y patologías vasculares cerebrales (EVC) con proyección social a través de la asistencia integral a todos los habitantes de la provincia de Santa Fe y provincias vecinas que carezcan de amparo frente a las complicaciones derivadas de tales perturbaciones.

Cómo trabaja la Fucac

La Fucac aspira a funcionar a la manera de las unidades neuroquirúrgicas regionales del modelo Eurpoeo dentro de un área de influencia que abarca a la provincia de Santa Fe y a las provincias hermanas de Entre Ríos, Corrientes, Chaco y Formosa, para facilitar el acceso a la medicina de alta complejidad para el tratamiento de Aneurismas Cerebrales a un universo de más de 3,5 millones de habitantes que carecen de otra protección.

La Fucac respalda sus acciones en la implementación de uno o más centros de atención de muy alta tecnología, apoyadas en la capacitación, solvencia y experiencia acreditada de la mano de un equipo profesional multidisciplinario dedicado a ofrecer una atención integral de excelencia para el paciente y su entorno inmediato y, además, procura evitar que los fondos necesarios provengan exclusivamente del patrimonio público.

Cuál es la importancia de un aneurisma

Los aneurismas en general se producen por un debilitamiento progresivo de las paredes de la arterias y, con menos frecuencia, venas.

Esta anormalidad genera un ensanchamiento irregular de los vasos que puede tomar, en la mayoría de los casos, forma de globo (aneurisma sacular) o de huso (aneurisma fusiforme).

Un aneurisma es casi siempre asintomático hasta que se produce su eventual ruptura, lo que puede causar desde complicaciones de diversa gravedad hasta la muerte de la persona afectada.

Qué es un aneurisma cerebral

El aneurisma cerebral es aquel que se desarrolla dentro del sistema de irrigación del cerebro, lo que lo vuelve muy problemático, tanto desde el punto de vista de la detección y diagnóstico, como del tratamiento y recuperación.

La ruptura de un aneurisma cerebral es la catástrofe más frecuente en los llamados Accidentes Cerebrovasculares (ACV) hemorrágicos y requiere la aplicación de medidas extremas para preservar la salud y la vida:

  • Si los pacientes con ACV por sangrado de aneurisma no son sometidos a un tratamiento de emergencia dentro de las primeras 24 horas posteriores al estallido, las posibilidades de supervivencia se reducen a un 50%: la mitad fallece en ese período.
  • De aquellos que sobreviven al ACV, más del 50% muere antes de los 6 meses, o padece secuelas neurológicas penosas.

Al romperse, el aneurisma cerebral puede provocar una Hemorragia Subaracnoidea (HSA) –llamada así porque invade el espacio subaracnoideo que separa al cerebro de la bóveda craneana– o una Hemorragia Intracerebral que afecta de manera directa al tejido neuronal.

Qué propone la Fucac

El tratamiento de urgencia habitual para el caso de ruptura de un aneurisma cerebral ha sido la intervención quirúrgica convencional, una técnica delicada que implica la trepanación del cráneo para exponer al aneurisma (operación “a cielo abierto”).

Más allá de las dificultades propias de esta técnica, de la necesidad de mucho tiempo disponible, de la condición general delicada del paciente, del carácter invasivo y del trauma consecuente, tanto la ubicación como las dimensiones del aneurisma pueden conspirar para que la operación sea inviable.

Una alternativa superadora

Frente a los dilemas que presenta la cirugía ortodoxa, la Fucac propone un tratamiento no convencional, endovascular (a través del interior de los vasos sanguíneos), por vía del cateterismo (que utiliza una sonda guiada por el neurocirujano hasta el aneurisma).

Esta técnica permite maniobrar con más celeridad y alcanzar mayores niveles de efectividad, disminuir sustancialmente el riesgo para el paciente y reducir el tiempo de intervención de manera drástica, lo que mejora las oportunidades de sobrevida y recuperación del episodio.

El tratamiento endovascular que realiza la Fucac posee una instancia post operatoria muy breve que posibilita reinsertar rápidamente a la persona afectada en el ámbito familiar y laboral, todo lo cual se traduce además en un ahorro significativo de la inversión final total necesaria para la asistencia del enfermo, tanto desde el punto de vista individual como social.

Cómo implementa soluciones la Fucac

El elevado costo de los procedimientos implicados, la estructura y los recursos requeridos, y la precisión y experiencia técnico profesional necesarias en una área quirúrgica novísima figuran un gran reto dentro de un contexto social en el que un número cada vez mayor de personas se ve privado del acceso a la medicina, en especial de alta complejidad.

En el convencimiento de que el derecho a la salud debe ser un bien inalienable para todos los habitantes, la Fucac surge como respuesta organizada en la instrumentación de una respuesta médica, asistencial y social integral para las personas afectadas por esta enfermedad y para su entorno, en una estrategia de complementación entre las iniciativas públicas y privadas para la prestación de servicios homogéneos de alta calidad.