Día Mundial del ACV 2018

El 29 de octubre en el Concejo

Día Mundial del ACV 2018

Día Mundial del ACV 2018: Disertación del Dr. Alejandro Musacchio, neurocirujano endovascular, en el Concejo Municipal de Santa Fe.

El lunes 29 de octubre de 2018, en el marco del Día Mundial del ACV, el presidente de la Fucac Dr. Alejandro Musacchio diserta en el Concejo Municipal de la Ciudad de Santa Fe.

Agradecemos la invitación al concejal Marcos Castelló, a la agrupación Me Gusta Santa Fe y al presidente del Concejo Sebastián Pignata.

Conocer sobre el #ACV es prevenir.

Los esperamos a todos.

Cada 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV), más comúnmente llamado Ataque Cerebral –en inglés Brain Stroke– patología que representa la 2ª causa de muerte y la 1ª causa de discapacidad en adultos a nivel global según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Fucac, desde sus inicios, tiene un compromiso ineludible con la difusión de toda la información disponible sobre este problema grave y poco conocido que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Además, asume la Responsabilidad Social de atender sin cargo y a su costo todos aquellos casos en los que las personas afectadas no cuenten con recursos ni cobertura médica para afrontar los enormes gastos que insumen la detección, el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación de esta enfermedad devastadora.

En el Concejo

En los medios

En el Día Mundial del ACV: los síntomas y cómo prevenir a tiempo

En el Día Mundial del ACV: los síntomas y cómo prevenir a tiempo.

El 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular (ACV), una fecha para promover la toma de conciencia sobre esta enfermedad.

La Provincia lanzó la campaña de prevención del ACV

La Provincia lanzó la campaña de prevención del ACV

El presidente de la Fundación para la Cobertura del Aneurisma Cerebral (Fucac), Dr. Alejandro Musacchio, junto a la ministra de Salud de la Provincia de Santa Fe, Andrea Uboldi.

ACV: un grave problema poco conocido y escasamente difundido

ACV: un grave problema poco conocido y escasamente difundido.

El Accidente Cerebro Vascular (ACV) es una patología que representa la segunda causa de muerte y la primera de invalidez en el mundo.

¿Por qué se produce el ACV?

Si bien se desconocen las causas específicas de los ACV, las investigaciones y el estudio clínico de casos confirman que hay una serie de factores de riesgo que predisponen al organismo a sufrirlos:

  • Factores que pueden tratarse, como la hipertensión arterial (HTA), las enfermedades cardiovasculares (como las alteraciones del ritmo cardíaco, la enfermedad arterial coronaria, la enfermedad valvular cardíaca), la ateroesclerosis, los ataques isquémicos transitorios (AIT), la apnea obstructiva del sueño (AOS).
  • Factores que pueden provocar deterioro cerebrovascular, como el consumo excesivo de alcohol (alcoholismo), el abuso de drogas ilícitas, el hábito de fumar (tabaquismo), el sedentarismo y la inactividad física, la obesidad, la combinación de píldoras anticonceptivas con otros factores de riesgo, los hábitos de vida que aumentan el estrés.
  • Factores que no pueden tratarse, como la edad (el riesgo aumenta con el paso de los años), el género, la pertinencia étnica, la herencia genética, los antecedentes propios previos, las enfermedades colaterales (como la diabetes, las enfermedades de las arterias carótidas).

Cuán frecuente es la enfermedad

Cada 4 minutos, un argentino sufre un accidente cerebrovascular (ACV).

Tomar conciencia del cuidado de nuestra salud hará que podamos prevenir la ocurrencia o moderar sus efectos:

  • Adoptá hábitos saludables
  • Realizá actividad física
  • Manejá el estrés diario
  • Realizáte los controles médicos de rutina.

Ninguno de nosotros está exento de sufrir un ACV: sólo conocer de qué se trata y tomar las precauciones básicas hacen que juntos podamos combatirlo.

¿Cuánto riesgo hay de sufrir un ACV?

Fucac: Recuperación, rehabilitación y pronóstico.

Fucac: Recuperación, rehabilitación y pronóstico.

El ritmo cotidiano actual, y muchas conductas y hábitos considerados a veces inofensivos, pueden causar compromisos más o menos severos para la salud, aún en personas que en apariencia deberían estar fuera de todo riesgo.

Por esto debemos prestar particular atención a un problema insuficientemente comprendido y escasamente divulgado –el ACV– una patología vascular cerebral grave.

Si practicás deporte (o querés comenzar a practicarlo) siempre es importante que consultes a tu médico de confianza para que te haga los chequeos de rutina.

En caso de tener un familiar que sufrió un ACV, informálo en tu visita al médico.

Esta medida elemental puede ser de mucha ayuda a la hora de prevenir.

Los avances en la medicina, en la tecnología médica y en la farmacología permiten que más pacientes puedan recuperarse luego de sufrir un ACV; pero el mejor tratamiento para el ACV es la prevención.

Si se controlan los factores de riesgo y se conocen los síntomas de alerta, las posibilidades de superar un ACV –e incluso de evitarlo– son notablemente mayores.

Para tener en cuenta

ACV y Neurorradiología Intervencionista.

Si bien no es posible impedir que ocurra un ACV, existe una multiplicidad de medidas sencillas que pueden adoptarse sin dificultad para disminuir el riesgo y, de suceder, minimizar las consecuencias.

Los accidentes cerebrovasculares son potencialmente más frecuentes en las personas mayores por el debilitamiento natural de los tejidos producto de la edad, pero cualquier persona corre el riesgo de tener un ACV en un momento inesperado se su vida.

En el caso de las personas jóvenes que llevan adelante una actividad física regular, la ocurrencia de un ACV es todavía más impactante porque se las considera ejemplos de cuerpos saludables.

Es preciso entender que el ACV se produce con frecuencia por la conjunción de varios factores de riesgo y hábitos no siempre considerados peligrosos, pero que reunidos conforman un “cóctel” que incrementa la posibilidad de que suceda.

Hay algunos factores que escapan al control individual pero deben observarse:

  • Factores genéticos (el riesgo es mayor en las personas que tienen antecedentes familiares de vasculopatías).
  • Diabetes mellitus (DBT) ydiabetes resistente a la insulina.
  • Factores cardiológicos como:
    • Hipertensión arterial.
    • Fibrilación auricular.
    • Persistencia del foramen oval.
    • Patologías valvulares cardíacas.
  • Migrañas.

Hay otros, en cambio, que en buen grado está en manos de cada uno manejar:

  • Sedentarismo.
  • Obesidad.
  • Hipercolesterolemia.
  • Hipertensión arterial.
  • Tabaquismo.
  • Consumo de alcohol en exceso.
  • Consumo de drogas psicotrópicas.
  • Algunos anticonceptivos orales y algunas terapias de reemplazo hormonal.
  • Estrés psicosocial.
  • Depresión.
  • Tensión laboral y exceso de trabajo.
Publicado en ACV, Carta de Noticias Fucac, Fucac, Institucional, Medios, Prensa, Responsabilidad Social.